miércoles, 16 de abril de 2014

Cruising Areas


                        Más allá de Puerto Madero y de la Costanera Sur se encuentran 360 ha de tierra firme, ganadas al Río de la Plata, conformada por lagunas, árboles jóvenes, gramíneas y pastizales que crecen en forma salvaje y que es posible recorrer a pie o en bicicletas por algunos de sus caminos internos.

                        Tiene dos entradas, una en el extremo norte y la otra a 1.200 mts. en el extremo sur.

                        En la década del ’80 iban algunos gays acostumbrados a tomar sol en la ribera norte del río, que luego tuvieron que desplazarse por remodelaciones de la costa.

                        En la década del ’90, ya era el espacio gay abierto más concurrido de la ciudad. Muchos de los hombres se desnudaban y se mostraban insinuantes ante cualquier visitante masculino que recorriese los múltiples senderos de la reserva.

                        A partir del año 2000 este espacio público se hizo mucho más popular y lo visitan, sobre todo los fines de semana, familias con niños; se ha incentivado el control policial y  algunas zonas cubiertas por la espesa vegetación que permiten ocultarse de las miradas indiscretas, tienen su acceso prohibido.

                        Los gays no han renunciado a seguir visitando el lugar, aunque están obligados a tener una conducta sexual más cuidadosa. Suelen también agruparse en la entrada norte, sobre la calle Viamonte.

                        El encuentro sexual suele postergarse y es común concertar una cita en algún lugar de diversión nocturna.

Entre la entrada de la Av Cordoba y la de Lola Mora hay 9 km de distancia (bordeando el río)
Es aconsejable visitar la reserva en bicicleta.


Los Bosques de Palermo

                        Pese a su extensión de 400 ha y a las múltiples posibilidades que ofrecen los bosques para el encuentro entre hombres, los gays se han apropiado de un área muy pequeña para encontrarse por las noches y dar rienda suelta a sus placeres sexuales en el anonimato.

                        Hay que circular por la Avda. Figueroa Alcorta y luego de pasar por debajo de un puente ferroviario comienza una zona llamada “Plaza República de Paquistán” y  entre los árboles, es posible encontrar otros hombres, muchas veces insinuantes, semi desnudos, lujuriosos, masturbándose, a la espera de uno o varios que le hagan compañía.

                        Muy cerca de allí es la cita entre los “heterosexuales” (?) y los travestis. Ambas poblaciones con intereses diferentes no se molestan entre sí.

                        Aunque los bosques y los parques no son lugares peligrosos, conviene circular sin documentos y con escaso dinero.


Jardín Botánico

                        En Palermo, una entrada principal por las esquinas de “Plaza Italia” y algunas entradas laterales por la Avda. Santa Fe y por la calle República Árabe Siria, permiten el acceso a un bosque de 7 ha, surcado por múltiples caminos y senderos que los hombres lo recorren casi distraídamente y que de tanto en tanto parecen descansar o leer un libro en unos de los múltiples asientos colocados en los espacios laterales.

                        Es frecuente el cruce de miradas o el descanso compartido que finaliza en una salida conjunta del parque o en una cita para cualquier otro momento del día.

                        Es imposible un acercamiento directamente sexual, aunque a veces se concreta en las visitas frecuentes a un baño que se encuentra próximo a la salida de la calle República de Siria.

                        El jardín abre por la mañana temprano y cierra alrededor de las 6 pm.


Parque las Heras

En el barrio de Palermo en una zona habitada por gran número de gays de clase media y clase media alta se encuentra este parque, que fue hasta hace 40 años el lugar ocupado por una cárcel.

En un parque escasamente arbolado de 10 ha, rodeado por lujosos rascacielos, pero que tiene la particularidad de contar con un césped generalmente bien cuidado, que los hombres lo utilizan para estirarse al sol, casi desnudos, desde los meses de setiembre a marzo.

Al parque lo usan tanto hombres como mujeres de todas las edades, pero luego de un paseo exploratorio previo, se puede observar con facilidad por donde se agrupan los gays. Las horas más concurridas son entre las 12 pm hasta las 5 pm.

Por la noche es frecuente observar a hombres solos paseando sus perros, muchos de los cuales usan como excusa ese paseo para encontrar y conversar con otro hombre que está paseando también su propia mascota. Algunos otros hombres están siempre a la expectativa de un ocasional encuentro.

La escasez de vegetación arbórea hace casi imposible un acercamiento sexual dentro del parque, pero son frecuentes las invitaciones para visitar algunos departamentos vecinos o los más próximos hoteles de sexo.



Tigre - Delta del Paraná


                        En la desembocadura del río Paraná en el Río de la Plata y a sólo 25 km de la ciudad de Buenos Aires se encuentra un laberinto de pequeños ríos, canales, arroyos e islas de 3.000 km2 (240.000 ha), con un clima templado húmedo y espesa vegetación.

                        Esta extensa área, la cual es posible visitar sólo parcialmente, ha sido a lo largo de su historia un ámbito de refugio de intelectuales, políticos y homosexuales.

                        En épocas en las cuales la homosexualidad  y el amor entre hombres no eran aceptados, y condenados o reprimidos, muchos hombres solos, en parejas o entre amigos, compraban una porción de tierra, construían una casa de madera y se instalaban a vivir allí en forma permanente, o iban los fines de semana o durante la temporada de verano.

                        Esta vida casi aislada, pero en común, fue dando lugar al surgimiento de algunas zonas del Delta (La Riviera, y a lo largo del Arroyo Santa Rosa), habitadas mayoritariamente por gays y caracterizadas por la amistad, el sexo y la solidaridad.

                        Fueron muy conocidas entre la comunidad, los alegres bailes, principalmente en carnaval y las fiestas y “orgias” de los sábados por la noche.

                        La mayor apertura social y el surgimiento de discos, saunas en la gran ciudad, le restaron interés a estos refugios de tranquilidad y esparcimiento.

                        Sin embargo muchos de los antiguos propietarios continúan viviendo allí y las nuevas generaciones, interesadas en un contacto saludable con la naturaleza, la eligen como alternativa de descanso y placer.

                        Desde el centro de la ciudad de Buenos Aires,  se puede llegar en 50 minutos, en automóvil o en tren, hasta la estación fluvial, ubicada en la ciudad de Tigre.

                        Y ya en la puerta del Delta, en una lancha colectiva o en una lancha taxi, es posible iniciar el viaje hacia las islas. En un recorrido por agua de aproximadamente 30 minutos, se puede descender en “La Riviera” y visitar y alojarse en una de esas casas de homosexuales.

                        Consultar la página web de “Favela”.  www.favela-delta.com.ar






                      


                                                       http://lugargay.com.ar/
                Hospedaje Turístico Solo para Hombres Gay en Buenos Aires - Gay Lodging